Saturday, May 08, 2010

¿Qué es un dandy?


***

Me interesa realizar una mini-genealogía y una cartografía del concepto de "dandy" en el plano estético, filosófico y literario. Existen razones más que suficientes para aclarar esta confusión en la que se encuentra sumida esta figura central de la contemporáneidad.

1.

Es necesario decir que la figura del dandy emerge luego de la caída del Antiguo Régimen -post Revolución francesa, 1789-. En cierto sentido, en sincro con la idea de "fin de la historia" que aparece en la lectura que hace Kojeve de Hegel. Luego de la batalla de Jena (1806) todo se reduce a animalidad y snobismo -formalidad, sin fines trascendentes-. El advenimiento de la burguesía al poder, desencadena un proceso de homogeneización productiva y normalizadora. En ese marco es que a mediados del siglo XIX aparecen las primeras singularidades que llamaremos "dandies".

2.

El dandy es, según define Baudelaire, una figura heroica que resiste al proceso de uniformidad propio del capitalismo burgués. Un individuo versus la masa. Es alguien que construye su "yo" desde la apariencia y exterioridad -ropa, prácticas, actitud, gestualidad, discurso- como forma de distinción de la masa. Una sigularidad que resiste atómicamente la universalidad -de la democracia-. Una nueva forma de "nobleza" autoimpuesta. Una aristocracia autoexigida y antiproductiva. Una androginia que en el fondo cuestiona el binarismo varón/mujer -¿es, no es?-. Una sexualidad antibinaria, no reproductiva, sino artificiosa y placentera. En el fondo una crítica a los valores de la familia, el dinero y la producción: un elogio del ocio, el placer y el libertinismo. La estética como único fin. La vida como obra de arte.

3.

El dandismo opera como una subversión dentro de lo mismo. Una revuelta individual -como señala Albert Camus- que tiene la finalidad, en el fondo, de crear una norma mutable y cambiante. Una norma de la (a)normalidad. El dandy crea norma.

4. 

El dandy es una "mujer". Esto es: la androginia es una forma de cuestionamiento desde el artificio: cuestiones paralelas a ella serán el fetichismo, el travestismo, el maquillaje o la bisexualidad, usuales en el dandismo. El cruce. No hay en todo dandy heterosexismo puro, pero tampoco homosexismo puro. 

5.

La seducción en el dandy es más una búsqueda del efecto estético -retórico, poético, shock- que una finalidad de conquista. Es más Don Giovanni que Don Juan. Esto es: el dandy es una esteta, apegado al sexo femenino, busca más la belleza que el amor. Es un hombre libertino, hedonista donde la forma es más importante que la finalidad. Hay también cierta misoginia, o como dice Schiffer, spernoginia (desprecio), en su discurso. 

6.

La tradición de la femme fatale es central en el dandismo: desde la Salomé de Wilde o las diabólicas de Barbey D'Aurevilly hasta las divas de Hollywood y de la música pop -pensemos en la Madonna de Erotica-. La mujer como portadora del deseo -cierta ninfomanía y cualidad demoníaca- imposible de saciar. La Lady Vamp. Ello conllevaría luego también a cierta afectación propia del discurso camp

7.

El dandy desprecia el dinero. Es más bien un medio para alcanzar lo que más le interesa: la belleza. El desprecio, en rigor, es hacia el dinero como finalidad.

8.

Tampoco valora el trabajo, sino lo contrario: el ocio es más bien elogiado. Su ocupación es la propia elegancia: su improductividad estética. 

9.

A nivel político el rechazo de las mayorías lo coloca siempre en situación de "emoción" de estar en la minoría. El rechazo de ciertos valores burgueses (familia, dinero, trabajo) lo pone en un lugar "neoaristócrata" pobre. Donde busca la autoconstitución desde la singularidad.

***