Friday, March 20, 2009

De Hitler a Foucault


El libro United in Hate de Jamie Glazov parece decir que Foucault -entre otros intelectuales- sintieron una fascinación irremediable por el totalitarismo político -hipótesis en cierto modo cierta, pensar en las antípodas: Heidegger o Sartre, nacionalsocialismo y stalinismo-. Aparentemente, el libro no deja de ser una suerte de retrato amarillo de la inteligentsia y sus relaciones con los dictadores de turno -Hitler, Chávez, Castro o Khomeini-, pero de todos modos no deja de tener algo de verdad o pasibilidad de pensar. Foucault tenía cierta fascinación indubitable por ciertos fenómenos extremos -el bondage y la cultura del S&M fue uno de ellos-. Recuerdo su frase luego de ver Hitler, una película de Alemania -monumento fílmico de más de 7 Hs- de Hans Jürgen Syberberg: "El Hitler de Syberberg muestra mejor que ningún otro film la hendija por la que puede filtrarse, insobornable, silencioso y sin escándalos, el horror más perfecto". Esta idea de filtración o de pliegue, al decir de Deleuze, es una constante en el pensamiento de Foucault. La potencialidad de resistencia, incluso, desde el horror más sistematizado.

Acá pueden ver fragmentos del Hitler de Syberberg comentados por Susan Sontag:



Salvando los enormes oceános estéticos y políticos, otra película recientemente estrenada, Operación Valkyria -protagonizada por Tom Cruise y dirigida por un director ignoto- también plantea ciertas claves para leer la "resistencia molecular" desde dentro del aparato de la tanatopolítica. En este caso el personaje de Stauffenberg puede ser leído como un pliegue que opera desde dentro para obturar el plan sistemático y ya decadente de Hitler y Himmler.

Acá el trailer:



***